martes, enero 03, 2012

Atrévete...cambia.


En 8 años y 9 meses te pueden pasar tantas cosas, como por ejemplo:
  • Comenzar y terminar la universidad
  • Comprar un carro, 
  • Volverte desempleada, 
  • Que te choquen el carro 
  • Que al salir de una curva termines en un barranco (y que sobrevivas!)
  • Mudarte unas 3 o 4 veces. 
  • Que te asciendan en el trabajo
  • Que renuncies
  • Darte cuenta que tomaste una mala decisión de carrera
  • Creer que te mueres porque el amor de tu vida no quiere estar contigo
  • Que resulte que siempre no era el amor de tu vida
  • Emocionarte en cantidad de conciertos
  • Que te lances a la fascinante aventura de vivir con tu novio
  • Encariñarte con una perrita
  • Que deje de cagarte Apple
  • Que se te llene la casa de granizo
  • Abandonar la terapia
  • Retomar la terapia
  • Que el duelo te supere
  • Que tú superes al duelo
  • Perder unas 8 veces la cartera y con ella todas las credenciales posibles. 
  • Pasear por toda la Riviera Maya, conocer Aguascalientes, visitar Valle de Bravo, vacacionar en Veracruz, snorkelear en Huatulco, recorrer Villahermosa en Turibús, pasar el rato en Tehuacán, comer camarones en Campeche, hospedarte en Tlaxcala, sobrevivir al metro en el DF, sumergirte en los cenotes de Yucatán,  pueblear en Ejutla, relajarte en Puerto Escondido, nadar con los delfínes en Xcaret, comer nieves en Oaxaca o simplemente ver una peli en tu casa. 
  • Conocer a Jorge Bucay
  • Ver jugar a las chivas en un estadio
  • Aprender a controlar tu dinero
  • Que te duela el corazón
  • Que te duela el cuerpo
  • Que te duela el orgullo
  • Deprimirte
  • Reírte de cuando te deprimías 
  • Que tu novio desaparezca sin decir nada 
  • Que te terminen pero no te dejen ir
  • Que te rueguen que regreses. 
  • Que te niegues 
  • Emborracharte hasta perder la memoria (y ojalá la conciencia) 
  • Descubrir que el tiempo sí lo cura todo
  • Ser testigo del divorcio de tus padres
  • Pensar que ojalá lo hubieran decidido mucho antes
  • Perder dos veces a tu perra y recorrer toda la ciudad hasta encontrarla. 
  • Que la dueña de la pensión donde vives resulte ser una señora histérica que un día libera  toda su maldad y termines con todas tus cosas en el patio. 
  • Que decidas teñirte el cabello y termines con unos horribles listones color tubería. 
  • Conocer a That's me, una gran amiga bloggera. 
  • Asistir a las inolvidables fiestas Bunker. 
  • Mejorar el control de tus finanzas. 
  • Que adquieras la capacidad de perder y dejar ir. 
  • Y que al dejar ir adquieras la capacidad de sentirte plenamente feliz. 

1000 posts, 8 años y 9 meses después, puedo decir que escribir en este blog siempre fue el mejor ejercicio de introspección, el crecimiento personal que hoy he logrado no sería posible sin la oportunidad de  leer los más de 1000 posts que publiqué aquí.
Bajo el Tapetito fue una experiencia fascinante. Tenía 17 años cuando empecé con esto, gracias a Jts (q.e.p.d.) y a Sal, e inspirada por los posts de K. Los cambios han sido notables desde entonces, tanto en mi persona como en el blog, cambió de nombre, de dirección, de plantilla; cambiaron mis ideas, mis miedos, mi estilo de vida; cambió blogger, las redes sociales, cambió internet y el mundo mismo dejó de ser lo que era hace unos años.

Todos esos cambios, junto a otras situaciones que he ido descubriendo, me hacen tomar la decisión de cerrar este maravilloso ciclo de: tener un blog. 

Por supuesto que el agradecimiento especial que tengo que hacer hoy, es para ustedes, los lectores. El sentido de tener un blog nunca hubiera sido el mismo sin gente que leyera mis debrayes. 
Gracias a los lectores fieles que se volvieron también buenos amigos cibernéticos con quienes comparto en ocasiones charlas de msn o comentarios en otras redes sociales. 
Gracias a los lectores ocasionales que llegaron aquí por un enlace o una búsqueda en google y que terminaron comentando el post. 
Gracias a los lectores stalkers que me visitaron tantas veces antes la secreta e incontrolable necesidad de saber qué digo, qué hago, si me va bien o me va mal. Ustedes me hicieron sentir importante :o) 
Gracias a mis lectores de casa, la gente que me conoce, que pertenece a mi mundo cotidiano como familia y amigos. Leerme les mostró un lado diferente de mí, gracias por elogiarlo y respetarlo. 
Gracias a Saljm, mi novio. Hay un antes y un después en mi vida a partir de ti. Ha sido tu visión y tu personalidad lo que me ha llevado a salir de mi escondite y reconciliarme conmigo misma. Nunca olvides lo que leíste aquí por primera vez ;o) 


Querido blog: Hay emociones que quisieran que existieras siempre pero si algo me has enseñado es a dejar ir lo que ya ha concluido y a no prolongar lo inevitable. De alguna manera existirás siempre en esa parte privada que todos guardamos. Me hiciste entender la vida, superar las catarsis, desahogar las depresiones y finalmente, amar mi vida. Ojalá alguien más haya aprendido o comprendido algo contigo. 


Bajo el Tapetito. 
bajoeltapetito@hotmail.com

La parte de mi historia que se reinventa y se guarda bajo la alfombra. 

03 de abril del 2003  - 03 de enero del 2012